Comer compulsivamente genera una sensación de recompensa y de placer en el cerebro, tras suspender este hábito el cuerpo genera una caída de estas sensaciones, se disminuyen los niveles de endorfinas y produce malestar, aumento de ansiedad, nerviosismo, incomodidad entre muchos otros síntomas molestos e indeseados.

Beneficios

  • Controle su peso y mejore su estado nutricional.
  • Fortalezca su autoestima, cambiando su aspecto y condición física.
  • Aumente su esperanza de vida, evitando la aparición de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, entre otras.