Los tratamientos médicos son realizados por medio de un rayo láser que se aplica en puntos específicos del cuerpo estimulando la producción de endorfinas en el cerebro, teniendo en cuenta que estas son sustancias propias del organismo relacionadas directamente con la generación de sensaciones de bienestar, relajación y placer. Al aumentar la producción de estas sustancias se obtienen beneficios sobre el control del estrés, la ansiedad por comer y también el manejo de la adicción a la nicotina.